Las épocas de crisis económica y social generan un dolor inmenso en miles y miles de personas que sufren las consecuencias dramáticas de un modelo de desarrollo basado únicamente en el mercado. Y las consecuencias son, sí, pérdida de bienes, vivienda, trabajo, derechos…, empeoramiento brutal de las condiciones de vida, pobreza… Y las situaciones de pobreza y pérdida de las mínimas condiciones de vida, traen consigo a menudo una pérdida menos cuantificable y que tiene que ver con la autoestima, con la soledad, con el trastorno de la mente que no soporta tanto dolor, con la pérdida forzada de la dignidad.

Y es que la parte inmaterial del ser humano es la más frágil y la que más a la intemperie queda en situaciones de exclusión social, de exclusión de la zona de esperanza.

Son muchos los cambios que la sociedad necesita para ser más justa, solidaria e inclusiva. Pero ya hoy hay muchas pequeñas herramientas para mejorar la vida de las gentes y para combatir, particularmente, algunos de los efectos sobre las personas. Soy de los que creen firmemente que una de esas herramientas puede ser el teatro, que puede ayudar a encontrar la autoestima herida, el contacto humano perdido, el acompañamiento necesario, la salud social. Porque el teatro enseña a trabajar en equipo, enseña que todos los papeles son grandes por ser necesarios, enseña que entrar en la piel de un personaje ayuda a entenderte a ti mismo y entender el mundo, a no estar solo… Son muchas las experiencias que enseñan que el teatro es una herramienta de cambio personal y social, como mostró Augusto Boal en Brasil, con su Teatro del oprimido. Como ha mostrado el trabajo de Elena Cánovas, que a través de su grupo “Yeses”, que ahora cumple 25 años de vida, ha ofrecido a cientos de mujeres presas en las cárceles de Madrid un espacio de libertad y de transformación. Como muestra el trabajo realizado desde hace más de diez años por Paloma Pedrero con los talleres teatrales dirigidos a personas en riesgo o situación de exclusión: salir del agujero en compañía es posible. Ahora, Caídos del Cielo.ONG, prepara para octubre el inicio de su próximo taller anual en el que gentes en riesgo situación de exclusión se introducirán en el teatro, se acercarán al arte. Arte y dignidad.

Robert Muro

Comparte!
Deja un comentario